Cuando los niños tocan instrumentos en grupo se produce un efecto de bienestar y de relajación que les ayuda a exteriorizar su sentimientos y empatizar con el entorno más próximo.

Estos días los mayores del colegio están aprendiendo melodías de despedida  tocadas con instrumentos de percusión de sonido determinado así como  con instrumentos de viento.

Da gusto escuchar los frutos después de unos meses de trabajo.20160415_100232

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *